OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si el tiempo corre deprisa en la vida, lo hace aún más en Internet. Parece que fue ayer cuando los vídeos se compartían por IRC o FTP, cuando las palabras YouTube aún no nos decían nada. O cuando la gente de interior llamaba a las tiendas y hogares de los pueblos de costa, a fin de conocer si el tiempo acompañaba para pasar el día en la playa. Muchas olas han pasado durante este tiempo, muchas olas buenas pero también días malos de onshore…

Tras doce años en la red, hemos decidido cambiar de rumbo. Mucha gente pensará que se debe a los tiempos de crisis económica, pero el motivo fundamental es otra crisis. En los últimos años estamos viviendo una sobreinformación brutal y más en el mundo del surf, una saturación informativa que ha degenerado por completo el espíritu en el que vivíamos los días de surf. Ahora ya tenemos webcams en cada esquina, mapas de previsión en todas las webs, imágenes en directo de cualquier cosa, sea un campamento o una sesión en el lugar más recóndito del planeta, o una infinidad de escuelas que fabriquen los futuros Slaters que traigan medallas a casa. Y ahora nos llega un nuevo paso en esta generación/degeneración, con la llegada de las olas artificiales o los reality-shows surferos que seduzcan a las grandes audiencias.

La masificación seguirá creciendo cada año y somos conscientes de que nosotros hemos sido parte activa de esta popularización masiva del surf, colaborando en entronizar a las estrellas y pintando un mundo ideal que en realidad no lo es. Según los analistas, ya estamos tendiendo a la próxima versión de la web, a la era post-social, un paso adelante tras la era del consumo desmedido y que nos conducirá a la web de la emoción, a la era de lo que llaman “slow-internet” o web de las emociones. Por nuestra parte hemos decidido que el primer paso sea paralizar por completo las actividades de Alaplaya y concentrarnos en otros proyectos. Nuevas ideas y trabajos que nos hagan compartir, divertir, educar y disfrutar, y que realimenten en nosotros esa energía positiva que nos ha mantenido vivos durante todos estos años. El tiempo dirá a dónde nos conduce esto, pero ahora mismo, lo que tenemos claro es que no vamos a gastar más energías en promocionar algo en lo que no creemos.

Seguiremos surfeando y disfrutando del salitre todo lo que podamos, pero aquí decimos agur a nuestros treinta y pico mil usuarios habituales y a la industria del surf, las playas y aledaños. El destino ha querido que nuestra despedida coincida con la ley Sinde-Wert, otro ejemplo de fascismo corporativo en la red, la pronta llegada de la primavera y el mejor momento de plantar esa semilla que nos haga reir frente a lo que este verano nos espera…

Muchas gracias a los que habéis estado ahí apoyando todo este tiempo, un abrazo y que los buenos vientos acompañen la navegación.

www.alaplaya.com 03 – 03 – 2012